20 000,00 € .

Autor: OBISPADO DE BARBASTRO

22 DOCUMENTOS MANUSCRITOS REFERENTES AL OBISPADO DE BARBASTRO (TENEMOS FOTOGRAFIAS Y DESCRIPCIÓN DE TODOS LOS DOCUMENTOS)

El conjunto documental que presentamos es excepcional para el conocimiento de la historia del obispado de Barbastro desde su comienzo.

Barbastro fue sede obispal desde 1101 hasta 1149. Después, la sede es suprimida en beneficio de Huesca y de Lérida hasta 1571, que es restituida mediante bula del papa Pío V, ante la petición de Felipe II.

Los barbastrenses, aprovechando las cortes de Monzón en 1564 abordaron la creación de nuevos obispados en Aragón. Felipe II aduce ante el papa el deseo de terminar con pleitos y luchas seculares entre los obispados de Huesca, Lérida y la propia ciudad de Barbastro, así como se busca resaltar la importancia económica de Barbastro en las relaciones comerciales con Francia, ahora con el peligro de la entrada de diversas herejías protestantes.

La historia los había mantenido vinculados a Lérida durante siglos, pero era una vieja aspiración tanto del obispado de Huesca como de los jurados y habitantes de Barbastro de tener su propia sede episcopal. La pertenencia a la diócesis de Lérida se enmarcó con normalidad con que propiciaba su pertenencia a la corona de Aragón.

Los barbastrenses, en cualquier caso, habían querido desde siempre tener su propia sede episcopal, y en 1289 los jurados de Barbastro se comprometen a no pactar nunca con el obispo de Huesca y seguir defendiendo la restauración de la diócesis.

Varios de estos documentos son el reflejo del permanente estado de conflicto entre el obispado de Huesca y la ciudad de Barbastro. Este conflicto se empeora si no hay nombrado vicario general en la ciudad y son abundantes las situaciones en las que tanto el rey como el papa median en la controversia. En torno al siglo XV consiguen que la iglesia de Barbastro sea declarada basílica. En 1494 la colegial es elevada a concatedral y en 1500 comienzan las obrs de la construcción de la actual catedral, terminada treinta años después.

En este conjunto documental es de excepcional importancia el documento que recoge la consagración de la iglesia de Santa María la Mayor, entendida como catedral, y que traslada el texto de todos los documentos de consagración anteriores desde que Poncio, primer obispo de Barbastro, consagrara la primitiva iglesia románica en 1101. Se da la circunstancia de que podemos ver en un solo documento todos los accidentes del templo a lo largo de cuatrocientos años.

El documento traslada, o sea, transcribe literalmente, todos los documentos de consagración de la catedral, desde el primero de San Poncio.

También destaca el documento que traslada la bula de 1203 en la que se reconoce por el papa Inocencio III el derecho de Barbastro a ser sede episcopal. Entre 1077 y 1203 hubo varios pleitos presentados en la Curia vaticana ante el Papa por la delimitación de los términos entre la diócesis de Jaca-Huesca y la de Roda-Barbastro-Lérida que sufrieron cambios hasta que Inocencio III estableció en esta bula de 1203 los límites entre ambas según una línea que iba por el curso del río Cinca hasta conectar con los límites de la diócesis de Zaragoza.

Barbastro se adjudica a la diócesis de Huesca en 1148 y no fue hasta 1317 cuando Jaime II proyecta la erección de la diócesis de Barbastro que había existido en el siglo XII.

El documento tiene el aspecto de ser la primera redacción de la bula, quizá enviado tal cual a Roma, quizá conservado en Barbastro porque a Roma se enviara la propuesta en un pergamino limpio. Las escrituras entre líneas, las tachaduras, el pergamino cosido como añadido, nos indican un documento de trabajo de excepcional valor histórico.

Incluso en el documento se cita a un Anastasio como obispo de Barbastro del que no hemos encontrado referencia bibliográfica. Este es colocado cronológicamente después de Ramiro II el Monje, que no llegó a tomar posesión del cargo porque tuvo que hacerse cargo del reino de Aragón a la muerte de Alfonso I el Batallador.

Queremos resaltar también el conjunto de bulas pontificias de confirmación en el cargo de varios obispos de Barbastro, desde el siglo XVI al siglo XVIII. Merece destacar la que nombra como obispo a Agustín Abad Lasierra, que después de once años de servicio en Puerto Rico volvió a España siendo uno de los hombres de investigación y estudio más importantes de su época. Con el proyecto de componer una historia sobre la colonización de América recopiló abundante material con extensos comentarios que no vieron la luz pero se conservan todavía.

La descripción normalizada de este conjunto documental se ha realizado siguiendo la norma ISAD (G) Norma Internacional General de Descripción Archivística. Madrid. 2000.

AutorOBISPADO DE BARBASTRO
EstadoBien

DOCUMENTOS

DESCRIPCIÓN DE TODOS LOS DOCUMENTOS

Descargar (247k)

Guardar como PDF

Productos relacionados